Normas Internas del Laboratorio

Normas internas para uso del laboratorio de simulación.

  • El laboratorio se utilizará para demostración y/o devolución de procedimientos.
  • Los docentes solo pueden ingresar con grupos iguales o inferiores a 10 estudiantes. Para grupos mayores de 45 estudiantes los grupos podrán ser iguales o inferiores a 15 estudiantes.
  • El ingreso de lapiceros, lápices y bolsos ó carteras al laboratorio está completamente restringido.
  • Los simuladores deben manipularse utilizando bata y guantes quirúrgicos en ambas manos. Evite manipular los simuladores sin guantes.
  • El maquillaje puede deteriorar la calidad de los simuladores, por lo que docentes y estudiantes deben ingresar al mismo con la cara lavada, especialmente para maniobras de Resucitación Cardio-Pulmonar (RCP).
  • Los simuladores, elementos de trabajo y equipos se reciben y entregan bajo inventario (antes y después de cada sesión de prácticas) previo diligenciamiento de los formatos especialmente diseñados para tal fin.
  • Las soluciones para simulación de curación de heridas y llenado de cavidades deben ser las expresamente autorizadas por el fabricante. Evite utilizar otro tipo de sustancias pues este tipo de prácticas son nocivas para los equipos del laboratorio de simulación.
  • Los turnos en el laboratorio deben ser programados con el asistente del laboratorio, con al menos 48 horas de anticipación. Los docentes deben indicar, nombre de la práctica de simulación, equipos y materiales a utilizar.
  • Para cada sesión de simulación el docente debe definir con anticipación una guía de trabajo los objetivos a cumplir, las competencias a desarrollar en los estudiantes y los logros a evaluar.
  • Los celulares deben permanecer apagados mientras se desarrollen actividades académicas de prácticas dentro del laboratorio de simulación.
  • Los docentes están expresamente facultados para prohibir el acceso al laboratorio de estudiantes sin uniforme, con maquillaje ó de quien se niegue a cumplir con las normas anteriores.
  • Para garantizar la acústica normal al interior de las cuatro salas los estudiantes, personal administrativo y docentes deben conservar un tono bajo de voz tal y como harían en un ambiente clínico – hospitalario.