RESEÑA HISTÓRICA

La historia del laboratorio de Enfermería de la Universidad de Córdoba, se remonta al año 1986, cuando un grupo de docentes del área clínica acondicionaron en un aula de clases los inicios de un laboratorio de morfofisiología, organizando algunos modelos anatómicos que fueron donados por Alemania, órganos humanos y fetos conservados en formol donados por medicina legal, utilizados para la enseñanza de la anatomía humana, actividad que era complementada con cadáveres en la morgue del Hospital San Jerónimo de Montería..

El aula también se adecuó con algunos elementos hospitalarios como una camilla y un atril para la demostración de algunos procedimientos básicos de Enfermería como por ejemplo toma de signos vitales, administración de medicamentos, arreglo de la unidad del paciente entre otros. En esta época no se contaba con simuladores por lo que los procedimientos se realizaban entre estudiantes, donde uno hacia de paciente y el otro de enfermera y viceversa.

Con el advenimiento de la simulación clínica en el país, en el año 2002 se adquieren los primeros simuladores y el laboratorio fue dotado de elementos y materiales hospitalarios. En el año 2003 se capacita una docente de Enfermería en organización, planeación y venta de servicios de laboratorios de simulación clínica y al auxiliar del laboratorio en manejo, cuidado y preservación de simuladores, en el Hospital San José de Bogotá. En este mismo año el laboratorio de Enfermería, fue reconocido por el Consejo de la Facultad Ciencias de la Salud, como una unidad académico administrativa adscrita al programa de Enfermería, aprobando su organización interna mediante la definición del manual de funciones, normas y procedimientos.

A partir del año 2004 se amplia y adecua el laboratorio, organizándolo en cuatro cubículos y se adquieren progresivamente un mayor numero simuladores bajo las recomendaciones y solicitudes de las docentes de enfermería y la oferta de simuladores mediante catálogos. La reorganización del laboratorio incluyó la dotación y adecuación de un aula, una oficina y el almacén.

En el año 2005 el Laboratorio de Enfermería, fue denominado Laboratorio de Simulación Clínica y Morfofisiología, teniendo en cuenta la adecuación y dotación de simuladores recién adquirida en respuesta a la necesidad de ampliar los servicios a todos los estudiantes de la Facultad Ciencias de la Salud y a otros estudiantes de la Universidad de Córdoba a través de la oferta académica de la electiva libre de primeros auxilios.

A finales del año 2010 fue nombrado como asistente del laboratorio un profesional de Enfermería, en remplazo del auxiliar de laboratorio. Lo cual se constituye en una fortaleza para la oferta de servicios.

Actualmente se cuenta con 4 simuladores de ambiente total y 51 de tareas parciales, materiales y equipos medicoquirúrgicos necesarios para las prácticas de simulación clínica en un escenario muy cercano a la realidad, que permiten apoyar los procesos de aprendizaje, mediante la enseñanza personalizada, en temas relacionados con la anatomía y fisiología del cuerpo humano, procedimientos de cuidado: básicos, ginecológicos, obstétricos y medicoquirúrgicos, con el fin de promover habilidades y destrezas en los estudiantes, profesionales y técnicos del área de la salud basados en la repetición de procedimientos.

A partir del año 2011, se inicia la venta de servicios a instituciones educativas formadoras de auxiliares de enfermería de la ciudad de Montería. Mediante la oferta de servicios de educación continuada a través de la simulación clínica, se busca una mayor proyección y desarrollo de la docencia, la investigación y la extensión de los programas que ofrece la Facultad Ciencias de la Salud.

La venta de servicios está dirigida a las instituciones de salud, instituciones educativas y en general a toda la comunidad interesada, creando un compromiso social con la región y con el país.

A futuro se espera que el Laboratorio de Simulación Clínica y de Morfofisiología de la Facultad Ciencias de la Salud de la Universidad de Córdoba, logre posesionarse como uno de los mejores de la región Caribe, por sus óptimos niveles de calidad en sus procesos académicos y su contribución en la formación del recurso humano en salud.